Asturias con Deli. Rutas de senderismo y más en Asturias

Los 10 sitios más inquietantes de Asturias

Siempre se habla de los sitios más del mundo pero en Asturias tenemos lugares increíbles …

Hoy os presentamos una entrada que ya había echo hace años y se perdió: los diez sitios más inquietantes de Asturias

1. Perlora
El Chernobil asturiano

Una antigua Ciudad de vacaciones hecahe por Franco para empleados de las fábricas.

Hoy en día aun se pueden ver las cortinas rasgadas en sus ventanas…

2. Pueblo fantasma de Mengollo en Quirós

En el siglo XlX el cura de pueblo llegó al mismo y se encontró a todos sus habitantes muertos. Aún se conserva una de sus paneras

3. Pozu Funeres.

El pozo de los horrores… Durante la guerra decenas de cadáveres fueron arrojados allí. Actualmente han sido recuperados pero añhan colocado una placa en su honor. Se encuentra en la sierra de Peñamayor

4. Antiguas minas de cobre de Texeo en Riosa

Estas minas datan de hace más de 500 años…

5. Misterioso mechero de Saús

Cuando escribí está entrada aún había llama… Hoy por hoy no estoy muy segura de que siga habiéndola. De trata de un fenómeno químico que hace que salga fuego de la «nada»…

6. Mina abandonada de Mercurio

A las afueras de Mieres se sitúa está mina cerrada pero que aún emite residuos contaminantes…

https://youtu.be/giRMuWrPA28

7. Villa Excelsior

También cuando escribí está entrada está vIlla estaba abandonada. En la actualidad creo que tiene propietario pero todo es ir hasta allí a corroborarlo…

8. El tenebroso antiguo colegio de Turón (fuente: 20 minutos)

Se dice que este colegio alberga entre sus paredes crueles historias de torturas durante la guerra civil. Gente d ella Ona afirma escuchar gritos desde sus entrañas …

9. Mina de Solvay

Podría mencionar cualquiera de las minas de Asturias.

Yo concretamente solo inspeccioné está, en Lieres

10. El Naranco, el gran desconocido, repleto de sercretos, como las minas de hierro, las cámaras de la guerra, el cuartel, las cuevas, la laguna, los neveros y como no, los refugios de Víctor Monte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.